martes, 2 de mayo de 2017

DÍA INTERNACIONAL CONTRA EL BULLYING. CONSTRUIR PROYECTOS ANTIBULLYING EN LAS COMUNIDADES EDUCATIVAS


En una ocasión como esta, en el Día contra el Bullying, merece la pena que reflexionemos sobre si el camino que hemos recorrido hasta aquí, como sociedad entera, nos está conduciendo a los resultados deseados y cómo podemos mejorar lo que estamos haciendo. Una jornada como esta debe ser reivindicativa y propositiva. No quedarse en declaraciones grandilocuentes y reflexionar sobre los retos a los que nos enfrentamos.

Desde la 'ola Jokin' se han movilizado muchos esfuerzos por parte de la sociedad, de las administraciones y de la comunidad educativa, en atajar un fenómeno grave que provoca mucho sufrimiento y va en contra de todos los derechos humanos en su esencia. 

Entonces sensibilizamos sobre la importancia educativa de la prevención del abuso para atraer a su esfera de preocupación a todos cuantos actores estaban y debían estar implicados. Se realizaron investigaciones y estudios. También se lanzaron mensajes institucionales y profesionales. Se idearon planes de convivencia, se normativizaron protocolos, se ofrecieron programas de actuación, modelos de intervención sobre cómo debía ser su abordaje, y se han dado informaciones y formación útiles para que los y las profesionales de la educación intervengan en la prevención y gestión de los casos. Sin embargo, a día de hoy todavía seguimos enfrentándonos a retos cruciales pendientes.

A nadie se le escapa que hoy el acoso entre iguales es un tema que vende y está en el escaparte social. Y como producto, tiene una demanda más allá de lo educativo. Últimamente se le ha colocado en la esfera del mercado y termina ocupando intereses de marketing en conferenciantes, publicidad de empresas, fundaciones y ongs, corporaciones mediáticas, productores artísticos, ... difuminando a los verdaderos responsables de la intervención, el alumnado, las familias y el profesorado. Evitemos y rechacemos la mercantilización de las soluciones al maltrato. No hay soluciones mágicas ni definitivas, aunque se ofrecen bajo estándares de calidad para quienes la pueden pagar, haciendo gala de medidas que son las que hemos defendido siempre y que en absoluto son patrimonio de nadie, por mucho que vayan envueltas en papel celofán y a precio de privilegio. Porque el derecho a la seguridad física y emocional de los y las menores la reivindicamos como un derecho universal que las administraciones públicas, junto a las comunidades educativas, debemos garantizar entre el alumnado de cualquier contexto y nivel para asegurar su dignidad, y de paso, los procesos de enseñanza-aprendizaje. Ese tiene que ser nuestro reto.

Es tiempo de vertebrar medidas específicas contra el bullying, diferenciadas de las que utilizamos para la resolución de los conflictos, porque el acoso no es un conflicto al uso. Por tanto, en los planes de convivencia hemos de discriminar medidas preventivas y de intervención que lo detecten, aborden y superen. Medidas que sabemos que resuelven el acoso o el ciberacoso y que no están pensadas para problemas de otra naturaleza. Ttofi y Farrington en 2009, después de analizar cuarenta y cuatro evaluaciones de programas contra el acoso, establecieron un top de medidas efectivas que rebajaban la prevalencia del bullying, y en el primer lugar situaron el entrenamiento de los padres y las madres. ¿Qué estamos haciendo al respecto? 

Ya no es tiempo de sensibilizar, sino de gestionar proyectos, donde demos respuesta a los casos en cada comunidad educativa, desde una perspectiva participativa y reconstructiva, involucrando a todo el alumnado implicado en salidas dignas y sinceras, a las familias en compromisos de acción y al profesorado en respuestas profesionales de liderazgo y gestión. Construyamos proyectos antibullying que lo sean de toda la comunidad educativa.

Ya no es tiempo de mirar hacia fuera, buscando recetas que nos solucionen problemas que tenemos dentro. Es tiempo de reclamar la intervención de los agentes educativos mejor posicionados (alumnado, familias y profesorado) y de cuestionar la de otras figuras externas que aterrizan en los centros para advertir del riesgo de caer en el acoso, sin abordar la naturaleza moral del fenómeno. El miedo no educa. No queremos que nuestros alumnos y alumnas se conduzcan por temor al castigo, sino porque construyan principios morales universales que rijan sus decisiones. Es hora de proponer en cada comunidad educativa proyectos propios y diferenciados, no importados, sentidos y construidos de abajo a arriba, que respeten la diversidad y la idiosincrasia de los perfiles de las personas y los casos, ofreciendo respuestas reales y efectivas para los contextos que las reclaman. Reflexionemos juntos sobre esos casos que tenemos y que nos preocupan, y busquemos salidas ajustadas y educativas en las que todos los perfiles y personas tengan algo que aportar. 

Ya no es tiempo de información. Es tiempo de capacitación y habilitación (mucho más que formación) de los agentes educativos (alumnado, profesorado y familias), en el entrenamiento de respuestas ante los casos, en toda su diversidad. Saber qué y cómo hacer.... cuando es toda la clase la que ejerce el maltrato, cuando quien lo sufre también lo provoca y me lo oculta como madre, cuando se meten con mi compañera de clase y no se cómo ayudarla, cuando quien lo sufre no se defiende o sí, y no se qué respuesta darle como padre, cuando el acoso se da en la red y no sabemos quién está detrás de él, cuando quien agrede no colabora o sí lo hace, cuando las familias no admiten salidas moralmente aceptables, cuando el profesorado no lo gestiona bien en su grupo, cuando el tutor quiere hablar de ello en el grupo por primera vez ... Esto no se logra con conferencias internacionales sobre ciberbullying, ni con cursos genéricos de formación sobre convivencia. Es mucho más complejo, exige entrenar y poner a prueba múltiples destrezas y habilidades en forma de respuestas que emiten las familias, el alumnado y el profesorado frente a casos concretos, a través de intentos, ensayos, errores y feedback de quienes observan y saben, y desde posiciones de seguridad antes de actuar. Por eso, nos queda mucho por avanzar. Entrenemos a los agentes educativos en habilidades concretas y efectivas contra el acoso a partir de casos específicos. En la formación inicial, en el ejercicio profesional y en la que se da a lo largo de la vida.

No nos debe preocupar únicamente que se reduzca el bullying, sino que debemos apostar por medidas que ayuden a construir una cultura de paz, a establecer una convivencia positiva en el seno de las comunidades educativas y entre sus miembros. Implementando programas de aprendizaje y servicio, de habilidades sociales, de educación emocional, de prácticas restauradoras de las relaciones interpersonales, ... pero sobre todo, de educación moral y de toma de decisiones acertadas, porque el bullying no es solo un problema, emocional, conductual y social, básicamente estamos hablando de un problema moral. Por eso son necesarios programas de Educación Moral en nuestras comunidades educativas que construyan una Convivencia Ética y persigan transformar la sociedad en la que están. Porque siempre hemos creído en eso.

Es tiempo para la construcción de Proyectos Antibullying que tengan las cinco 'C', 

*Conscientes (discriminando medidas específicas contra el maltrato dentro de los Planes de Convivencia) 

*Colectivos (construidos por toda la comunidad, alumnado, profesorado y familias)

*Característicos (con respuestas propias que resuelvan problemas propios)

*Coherentes (que eduquen moralmente y conjuguen el juicio moral con la conducta moral)

*Competentes (que habiliten y capaciten a quienes los tienen que llevar a la práctica para afrontar el bullying)


José María Avilés Martínez

Convives




martes, 25 de abril de 2017

Una mirada inclusiva


Resumen:
En todos los centros educativos, aunque no en todos con la misma intensidad, existe diversidad de alumnado. Trabajar en el IES Madrid-Sur permite vivir la diversidad en su máxima expresión y para dar respuesta a toda la diversidad, desde la necesidad y la convicción, se llevan a cabo intervenciones que contribuyen a la mejora de la convivencia y, de manera connatural, a la inclusión. 

Palabras clave:
Inclusión, convivencia, equipo de convivencia y mediación, compañerismo activo, alumnado ayudante. 

Revista Convives nº 17 Inclusión y convivencia

martes, 11 de abril de 2017

La inclusión, ¿Presente en el pacto educativo?


Mª Luz López de Murillas Urdiain, profesora de Educación Secundaria, reflexiona sobre el pacto educativo y la inclusión.

Resumen:
En momentos de discusión de un pacto educativo es legítimo preguntarse por el lugar que ocupan en el mismo los planteamientos inclusivos y la forma de atender la diversidad del alumnado. Ambos principios apuntan a lo que se entiende que es la finalidad de la educación, más allá de la definición de los intereses particulares o sectoriales de los diferentes colectivos. Visto lo ocurrido hasta el momento y la forma inicial de tratar el pacto, predomina un cierto escepticismo sobre la respuesta que se dé a la inclusión y atención a la diversidad, a pesar de ser dos elementos clave en la calidad del sistema educativo.

Palabras clave:
Inclusión, atención a la diversidad, derecho a la educación, pacto educativo, éxito escolar, calidad
educativa, LOMCE.

PINCHA AQUÍ para leer el artículo: La inclusión, ¿presente en el pacto educativo?

lunes, 3 de abril de 2017

TRES en UNO: la química de la inclusión educativa


Resumen:
Seguimos hablando de la equidad e inclusión como un reto, como una constante en nuestro trabajo y en nuestros discursos axiológicos, pero sigue siendo la asignatura pendiente dentro de los procesos de enseñanza-aprendizaje diarios en las aulas. 

El reto es atreverse a conjugar un modelo educativo de la excelencia y la equidad para todos y todas con prácticas realmente superadoras de las desigualdades. 

Cualquier innovación versus calidad educativa, cualquier puesta a punto de nuestras aulas tiene que contar necesariamente con tres ingredientes, nada extraordinario ni novedoso: promoción en nuestras aulas de una convivencia sana y amable en contextos apreciativos y de altas expectativas; apuesta clara por la adquisición de las competencias como el elemento curricular por excelencia; y, por último, cambio metodológico ineludible y totalmente necesario hacia estrategias cooperativas y participativas que promuevan el protagonismo de todos y todas en los procesos de enseñanza-aprendizaje. 

Palabras clave: 
Equidad, inclusión, convivencia, competencias básicas, contextos apreciativos, altas expectativas, éxito escolar, resiliencia, diversidad funcional, aprendizaje cooperativo.

domingo, 2 de abril de 2017

Desde la inclusión mejoramos la convivencia


Resumen:
La convivencia inclusiva necesita ser planteada desde un contexto ético, el derecho a la educación a partir del comienzo y a lo largo de la vida. 
Se entiende la convivencia como entramado simbólico relacional que, en un contexto educativo inclusivo, permite desarrollar comportamientos y actitudes de confianza e interés por lo que les rodea, iniciativas y comportamientos de solidaridad, apoyo y colaboración. 
Destaca la influencia recíproca entre convivencia-aprendizaje, resaltando la contribución del concepto de convivencia positiva al bienestar de la comunidad educativa y se ofrecen algunas ideas o propuestas para avanzar en la inclusión, apostando por aquellas de carácter proactivo, herramientas fundamentales para la mejora de la convivencia. 

Palabras clave: 
Inclusión, convivencia positiva, estado de bienestar de una comunidad educativa, participación, red de apoyos.


En Convives Nº 16: Inclusión y Convivencia

miércoles, 29 de marzo de 2017

Observatorio Coeducativo-Lgb

Desde la Asociación Convives nos alegramos mucho de la puesta en marcha del Observatorio Coeducativo-Lgbti. Creemos que todas las inciativas dirigidas a eliminar la violencia contra las personas deben ser bienvenidas y podéis contar con nuestro apoyo y consideració. Es importante unir fuerzas y hacer sinergia, convecidos de que entre todos y todas lograremos eliminar las situaciones de discriminación y violencia contra las personas, reconociendo y valorando las legítimas diferencias existentes. 

Para saber más, lee lo que nos cuentan... 


¿De dónde parte la idea? Parte de la necesidad de aunar perspectiva de género y perspectiva Lgbti en la educación. No podemos separar la perspectiva de género de la perspectiva Lgbti, no podemos separar la igualdad de la diversidad. El machismo lo impregna todo y todo tiene la misma raíz. Los delitos de odio hacia el alumnado Lgbti que se cometen en los centros educativos tienen el mismo apellido que los delitos por violencia de género.

¿De qué trata el proyecto? Es un proyecto ambicioso que irá formándose poco a poco a base de alianzas y redes con otros equipos. El Observatorio Coeducativo-Lgbti actuará única y exclusivamente en el ámbito educativo. Se trata de crear un entorno coeducativo-lgbti materializado en una gran plataforma online a nivel estatal, diseñada y pensada tanto para el alumnado como para el profesorado que ya están implicados en la educación coeducativa-lgbti. 
Queremos aportar la protección que nos sea posible en los casos de violencia de género, violencias sexuales, LGBTIfobia en las aulas. Prevenir el acoso escolar formando a observadoras y observadores en los centros que creen puentes entre las víctimas y el resto de la comunidad con el fin de facilitar la intervención. 

¿Qué ofrecemos? 

Servicio de información de emergencia online para los casos urgentes que necesitan actuación inmediata (siempre en el entorno educativo). 
  • Una Red Social para alumnado sensibilizado y profesorado con el fin de intercambiar experiencias. Habrá la posibilidad de crear grupos abiertos o cerrados según interés y necesidad. 
  • Biblioteca online que albergará un amplio catálogo sobre lecturas (libros, ensayos, novelas, revistas...) y películas y documentales que sirvan tanto al profesorado como al alumnado (primaria y secundaria) y a sus familias.
  • Plataforma de formación online en donde formaremos al alumnado y al profesorado, a las familias, y demás personal del mundo de la educación.
  • Juegos Coeducativos-Lgbti online: quiz, trivials y otras formas de cuestionarios animados. Estamos convencidas de que aprendemos mejor mientras nos divertimos.
  • Colaboración con otras entidades en la elaboración de proyectos e investigación.
  • Y un largo etcétera...
Sígueles en :





miércoles, 15 de marzo de 2017

REVISTA CONVIVES Nº 17: INCLUSIÓN Y CONVIVENCIA


PRESENTACIÓN
Inclusión y Convivencia
Àngels Grado y Pedro Uruñuela 

ARTÍCULOS
1. Desde la inclusión mejoramos la convivencia. Agustín Alcocer y Javier Martínez 

2. Tres en Uno: la química de la inclusión educativa. Raquel Mónica García Bravos 

3. Trabajando la inclusión: el Proyecto Roma. Equipo Proyecto Roma y CONVIVES 

4. La inclusión, ¿presente en el nuevo pacto educativo? Mª Luz López de Murillas Urdiain 

EXPERIENCIAS
1. Una mirada inclusiva a la convivencia. Instituto Madrid-Sur. Madrid

2. Conviviendo dos docentes en el aula. Antonio Márquez Ordóñez 

3. El aula Trampolín
CEIP Hispanidad. Zaragoza 

4. Itinerancia para la inclusión
Almudena García Negrete    

5. La educación desde una mirada inclusiva: un compromiso compartido        PINCHA PARA DESCARGARLA
Escuela-Instituto- Comunidad. Masquefa
                            
ENTREVISTA a... Miguel López Melero 
MÁS... EN LA WEB 
COMENTANDO LA ACTUALIDAD                      
Libros y recursos recomendados
Webgrafía 
Convives en las Redes
Próximo número 
Participación en Convives