lunes, 18 de septiembre de 2017

REVISTA CONVIVES Nº 19: EN CONVIVENCIA, NOS FUNCIONA II..


PRESENTACIÓN
En convivencia, nos funciona II. Àngels Grado y Pedro Uruñuela

ARTÍCULOS
1. Materiales para construir la convivencia. Manuel Segura Morales

EXPERIENCIAS
1. Un nuevo Guernica. IES Johan Carballeira. Bueu. Pontevedra 


2. Lo que sí y lo que no del Programa TEI. Javier García Barreiro

3. Equipos de ayuda en un centro de Educación Primaria. CEIP Francisco Pino. Valladolid 

4. Convivencia, labor de cada día. CEIP Alonso Rodriguez. Camarena. Toledo 

5. Cultura de cooperación y mejora de la convivencia. Colegio Ártica. Madrid 

6. Proyecto MAD 214: con el rock a otra parte. IES Poeta Tomás Morales Castellano. Las Palmas
de Gran Canaria 

7. ¿Cambia de lentes para mirar el acoso escolar! Área de Convivencia de la Consejería de Educación
de Canarias

8. Babelia: emprender y cooperar genera convivencia. IES Pando. Oviedo 

9. La educación emocional: un espacio y un tiempo para el saber y la ternura. IES Asta Regia. Jérez de la Frontera. Cádiz

10. Construyendo el plan de igualdad del centro. CEIP Gloria Fuertes. Dos Hermanas. Sevilla 

11. La intervención en las brasas: aula de convivencia. IES Astillero. El Astillero. Cantabria

12. Compañerismo activo: una oportunidad para que el alumnado se escuche, se apoye y se cuide. IES Madrid Sur. Madride IES Renacimiento

13. Alumnado mediador en primaria: una experiencia de escucha y diálogo. Carlos Martínez Andreu. PTSC. Madrid 

14. El “Buentrato”, programa de mejora de la convivencia y prevención de la violencia
Graciela Sánchez Ramos. Asociación ANAR

ENTREVISTA a...
Francisco Imbernón Muñoz  
MÁS... 

miércoles, 30 de agosto de 2017

Barcelona en el corazón


Barcelona en el corazón



Sorpresa, desconcierto, indignación… muchas fueron las emociones del 17 de agosto, al tener noticia de los actos terroristas de Barcelona y Cambrils. Pasada esta primera fase después de los atentados, superando el razonamiento puramente emocional, “desde las tripas”, es necesario retomar nuestras vivencias, analizar y gestionar nuestras emociones y utilizar la cabeza y el pensamiento para, tras una reflexión y un profundo diálogo colectivo, aprender de lo sucedido, renovar nuestro entusiasmo por el trabajo de la paz y, extraer las consecuencias oportunas.

CONVIVES sólo tiene sentido desde el trabajo a favor de una convivencia positiva, basada en el respeto, la construcción de la paz positiva y el desarrollo de los derechos humanos. De ahí nuestro rechazo y condena categórica a lo sucedido. Estamos en contra de todo tipo de violencia y reafirmamos nuestro compromiso con la construcción de la paz, en una sociedad justa.

Muchas cosas buenas nos han llamado la atención. De manera especial, la reacción de la ciudadanía barcelonesa y catalana: el rechazo frontal del terrorismo, el deseo de ayudar en los posible a todas las personas afectadas, desde las largas colas para donar sangre en los hospitales hasta la oferta de alimentos y alojamiento a quienes lo necesitaban, la actitud contraria a radicalismos de distinto signo que pretendían aprovecharse de lo sucedido para la implantación y desarrollo de sus planteamientos… Muchas cosas, que podemos resumir en la frase “no tinc por”, no tengo miedo, no tenemos miedo.


Van pasando los días y, además de todo lo bueno aparecido como respuesta, empiezan a surgir determinadas preguntas que es necesario responder. En CONVIVES somos educadores y educadoras trabajando con muchos padres y madres y con alumnos y alumnas. De ahí que la primera pregunta que nos surge es relativa a cómo ha sido posible que tuviera lugar ese proceso de radicalización en el grupo de jóvenes liderado por el imán de Ripoll. ¿Cómo es posible que chicos que tenían una formación básica, señalada de manera desgarradora por sus profesores y profesoras en varios artículos, hayan sido capaces de olvidarse de todo y se hayan arriesgado, hasta la muerte, a causar tanto daño, convencidos de que hacían el bien?

En otros sucesos terroristas, es fácil buscar características sociales, de desarraigo familiar o sociocultural, para explicar sus comportamientos. Estos jóvenes no respondían a la cultura de la “banlieu”, estaban integrados y eran apreciados por sus familias, compañeros y profesores/as. ¿Por qué, y cómo, llegan a radicalizarse estos jóvenes? ¿Qué les lleva a perder todo? Y, quizá la pregunta más importante, ¿qué no hemos hecho bien para que todo el trabajo de tantos años se venga abajo en un relativamente rápido proceso de radicalización?

Desde CONVIVES seguiremos apostando por la educación en la convivencia positiva como uno de los objetivos básicos de la educación. Queremos que nuestros alumnos y alumnas, después de pasar con nosotros quince años de su vida, tengan “aprehendido” internamente, de manera radical, el rechazo de la violencia y los valores de respeto y aceptación de quien es diferente. Y nuestro  convencimiento es que éste es un objetivo irrenunciable. Seguiremos investigando y trabajando el desarrollo emocional, base de entrada para la radicalización. Seguiremos insistiendo en el uso adecuado del pensamiento, en el “piensa más… y acertarás”, seguiremos trabajando los valores éticos y morales imprescindibles para la convivencia, seguiremos trabajando una buena comunicación no violenta, el saber llegar a acuerdos y la gestión pacífica de los conflictos.

Y es que, conforme van pasando los días, vemos con notable preocupación la aparición, y lamentablemente consolidación, del discurso del odio, de la islamofobia, de la culpabilización general a un colectivo por las acciones de algunos de sus miembros. Basta con darse una vuelta por las redes sociales, o sencillamente hablar con vecinos y vecinas del barrio, para comprobar esta realidad.

“No tengo miedo”, era el slogan coreado y manifestado por muchas personas. Pero ¿es esto verdad? Mucho nos tememos que, bajo estas manifestaciones de rechazo e islamofobia, lo que encontramos es un miedo profundo, un miedo no controlado, que nos lleva a considerar al “otro” como diferente y, lo que peor, como una amenaza. Y de ahí a convertirlo en enemigo, sólo hay un paso.

Es fundamental que educadores y educadoras, es decir, toda la sociedad ya que todos y todas educamos aunque no queramos, trabajemos para erradicar el miedo y desmontar el discurso del odio en todas sus manifestaciones: desde la consideración de “nosotros y los otros”, el discurso de rechazo del que es diferente, el intento de imponer la asimilación a nuestra cultura a todas las personas, el convertir en enemigo a quien es distinto en tradiciones, costumbres, religión o cultura.

¿Cómo se va vivir todo esto en los centros educativos, cuando empiecen las actividades lectivas en el mes de septiembre? ¿Será uno de los temas prioritarios a trabajar con el alumnado o, al no estar en el currículum oficial, será algo que pase inadvertido, sin prestarle apenas atención? Queremos una escuela y unos centros educativos abiertos a la vida, a lo que sucede fuera de ellos, a los problemas que preocupan a una gran mayoría. Esto supone, sin duda, un cambio de mirada y enfoque de nuestro trabajo, pero es algo imprescindible, que no podemos dejar de lado.

Preguntarnos cómo han vivido y viven estos sucesos nuestros alumnos y alumnas y sus familias puede ser un primer paso para abordarlo de manera sistemática y sistémica. No solo emotivo sino esperanzador es el mensaje que Hafida Oukabir[1], hermana de uno de los terroristas abatido, dirigió a la ciudadanía de Ripoll. Pero podría pasar, una vez más, que la voz del alumnado y de sus familias pase inadvertida, que no se considere importante. Trabajemos para evitarlo y escuchar.

Desde CONVIVES queremos profundizar en todo lo sucedido, denunciando opiniones simplistas y xenófobas y, sobre todo, intentando proporcionar al profesorado herramientas y materiales para este trabajo. Es nuestra intención dedicar el próximo número de la revista CONVIVES, el número 20, a estos temas. Por ello, invitamos a todas las personas interesadas a participar y construir, entre todos y todas, una herramienta provechosa para el desarrollo de la convivencia y la prevención de la xenofobia y de la violencia en todos los centros educativos.

Seguiremos trabajando en esta línea, por una sociedad justa, en la que los valores de respeto, aceptación del diferente y paz positiva sean los principales. Frente a otros intereses más o menos confesados, frente a valores puramente economicistas, frente a la competitividad como valor fundamental, reivindicamos la solidaridad, la cooperación y la paz como nuestra referencia fundamental.
Asociación CONVIVES


Os invitamos a escuchar El cant dels ocells de Pau Casals, un emocionante canto a la libertad y a la paz convertido en el himno contra el terrorismo en Barcelona i a la lectura del texto del manifiesto contra el terrorismo leído por Rosa Maria Sardà y la portavoz de la asociación Ibn Batuta, Miriam Hatibi el día 26 de agosto de 2017.






Bona tarda a tothom!
Buenas tardes
Salam aleykom

Como todos sabemos, y no olvidamos, el pasado 17 de agosto sufrimos dos terribles atentados terroristas, en Cambrils y en Barcelona.

Los que estamos aquí hoy hemos venido para gritar bien fuerte y con una sola voz:
¡NO TENGO MIEDO!
NO TENIM POR!
NO TENEMOS MIEDO
WE ARE NOT AFFRAID
MA KAN KHAFUSH
¡NO TENEMOS MIEDO!
De expresar nuestro dolor por las víctimas, nuestro pésame y solidaridad con las familias, amigos y todas las personas afectadas por este acto cobarde.

¡NO TENEMOS MIEDO!
De condenar estos crímenes que solo persiguen provocar el terror a través del terror y la devastación para intentar romper nuestro modelo de convivencia.

¡NO TENEMOS MIEDO!
Porque nos sentimos protegidos por los cuerpos y fuerzas de seguridad, y confortados y también orgullosos de la rápida respuesta de los equipos de emergencia, bomberos, personal médico y hospitalario, servicios sociales y trabajadores y trabajadoras públicos que han permitido salvar vidas, arriesgando en muchos casos la propia.

¡NO TENEMOS MIEDO!
Porque una vez más el comportamiento de nuestros conciudadanos: los taxistas, los comerciantes que dieron refugio a los que huían o a todos aquellos que llenaron los hospitales para donar sangre han demostrado que somos una sociedad solidaria y con la determinación de vivir en paz y en comunidad.

NO TENEMOS MIEDO
Y no consentiremos que se nos humille ni que nos venza el terrorismo. Porque cuando nos golpeen, en lugar de dividirnos nos encontrarán más unidos en la defensa insobornable de la libertad y la democracia desde nuestra diversidad de culturas y creencias.

¡NO TENEMOS MIEDO!
Y no conseguirán dividirnos porque no estamos solos. Somos muchos millones de personas las que rechazamos la violencia y defendemos la convivencia en Mánchester y en Nairobi, en París y en Bagdad, en Bruselas y en Nueva York, en Berlín y en Kabul.
¡NO TENEMOS MIEDO!
Porque sabemos que el amor acaba triunfando sobre el odio. Ni la islamofobia, ni el antisemitismo, ni ninguna expresión de racismo ni de xenofobia tienen cabida en nuestra sociedad.

¡NO TENEMOS MIEDO!
Y por eso hemos salido una vez más a la calle para volver a llenar de luz el Paseo Marítimo de Cambrils y La Rambla de Barcelona, porque si su ideología es la muerte, la nuestra es una apuesta inquebrantable por la vida.


Después de estas palabras queremos acabar con la voz de tres poetas:
Federico García Lorca, Josep Maria de Sagarra y Pau Casals.

Nadie que visite Barcelona podrá nunca olvidarla. La esencia de la gran Barcelona, de la perenne, la insobornable, está en esta calle, la calle más alegre del mundo, la calle donde viven juntas a la vez las cuatro estaciones del año, la única calle de la tierra que yo desearía que no se acabara nunca, rica en sonidos, abundante en brisas, hermosa de encuentros y antigua de sangre: La Rambla de Barcelona. (Federico Garcia Lorca)


Vostè sap què és, la Rambla de les Flors?
Hi ha més pelats que rics, més gent guillada
Que gent amb el cervell apuntalat.
I massa fum, neguit i terregada,
I un món una miqueta estomacat
Un fa ballar el despit, l’altre la mona.
Les noies tendres fan ballar-hi el cor.
És la sala de ball de Barcelona,
I el sol ve a fer-hi de catifa d’or.
La pela de taronja, aquí, no enganya...
Tothom, per relliscar-hi, hi és admès.
Vénen de mar i vénen de muntanya,
Per entrar dins del ball, no es paga res.
De vegades, la cobla s’embarbussa
I el ball s’omple de crits i crida fort.
I entre xiulets i sabres i batussa
S’engega una pistola i cau un mort.
Però és un “ai” i torna la riuada.
I torna el ball, gronxant-se amunt i avall.
I tornen els ocells dalt la brancada,
Fent entremaliadures de cristall.
Les roses són vermelles, i un s’adona
Que aquest vermell molsut, tibant i humit,
És el color que dura més estona
Damunt del llavi fresc de Barcelona,
Que no es cansa de riure, dia i nit.
És tot un cel de blau i d’alegria
Aquesta Rambla meva i em fa esglai
Pensar que puc deixar-la sola un dia...
La Rambla i jo no hem d’apartar-nos mai!
(Josep Maria de Segarra)

sábado, 17 de junio de 2017

REVISTA CONVIVES Nº 18: EDUCACIÓN PARA LA PAZ Y CONVIVENCIA

                                                                                                        >>PINCHA PARA DESCARGARLA>>
PRESENTACIÓN
Educación para la paz y convivencia
Cesc Notó y Pedro Mª Uruñuela Nájera
El por-venir está por hacer
Federico Mayor Zaragoza

ARTÍCULOS
1. Las manifestaciones de la cultura de paz como fuente de contenido en la Educación para la Paz
Sebastián Sánchez Fernández

2. Educarnos las mentes para erigir los baluartes de la paz Vicent Martínez Guzmán

3. La construcción de la convivencia y su vínculo con la Educación para la paz

Concepción Noemí Martínez Real

4. El papel de las ciudades en la educación para la convivencia y la paz
Carmen Magallón Portolés

EXPERIENCIAS
1. Proyecto “Teixit xarxes”
Universitat Internaciona de la Pau. Sant Cugat

2. Educación por la Paz desde Gernika. Memoria
y Arte como pedagogía de Paz. Gernika Gogoratuz

3. Red andaluza “Escuela, espacio de Paz”. José Antonio Binaburo Iturbe

4. El Seminario galego de Educación para a Paz, un instrumento educativo con vocación de servicio. Seminario Galego de Educación para a Paz

5. I Foro Mundial sobre Violencias Urbanas y sobre educación para la convivencia y la paz. Convives Reducir la violencia urbana. John Galtung

ENTREVISTA a... Cándida Martínez López 

MÁS... EN LA WEB

COMENTANDO LA ACTUALIDAD 
Libros y recursos recomendados
Webgrafía 
Convives en las Redes 

martes, 2 de mayo de 2017

DÍA INTERNACIONAL CONTRA EL BULLYING. CONSTRUIR PROYECTOS ANTIBULLYING EN LAS COMUNIDADES EDUCATIVAS


En una ocasión como esta, en el Día contra el Bullying, merece la pena que reflexionemos sobre si el camino que hemos recorrido hasta aquí, como sociedad entera, nos está conduciendo a los resultados deseados y cómo podemos mejorar lo que estamos haciendo. Una jornada como esta debe ser reivindicativa y propositiva. No quedarse en declaraciones grandilocuentes y reflexionar sobre los retos a los que nos enfrentamos.

Desde la 'ola Jokin' se han movilizado muchos esfuerzos por parte de la sociedad, de las administraciones y de la comunidad educativa, en atajar un fenómeno grave que provoca mucho sufrimiento y va en contra de todos los derechos humanos en su esencia. 

Entonces sensibilizamos sobre la importancia educativa de la prevención del abuso para atraer a su esfera de preocupación a todos cuantos actores estaban y debían estar implicados. Se realizaron investigaciones y estudios. También se lanzaron mensajes institucionales y profesionales. Se idearon planes de convivencia, se normativizaron protocolos, se ofrecieron programas de actuación, modelos de intervención sobre cómo debía ser su abordaje, y se han dado informaciones y formación útiles para que los y las profesionales de la educación intervengan en la prevención y gestión de los casos. Sin embargo, a día de hoy todavía seguimos enfrentándonos a retos cruciales pendientes.

A nadie se le escapa que hoy el acoso entre iguales es un tema que vende y está en el escaparte social. Y como producto, tiene una demanda más allá de lo educativo. Últimamente se le ha colocado en la esfera del mercado y termina ocupando intereses de marketing en conferenciantes, publicidad de empresas, fundaciones y ongs, corporaciones mediáticas, productores artísticos, ... difuminando a los verdaderos responsables de la intervención, el alumnado, las familias y el profesorado. Evitemos y rechacemos la mercantilización de las soluciones al maltrato. No hay soluciones mágicas ni definitivas, aunque se ofrecen bajo estándares de calidad para quienes la pueden pagar, haciendo gala de medidas que son las que hemos defendido siempre y que en absoluto son patrimonio de nadie, por mucho que vayan envueltas en papel celofán y a precio de privilegio. Porque el derecho a la seguridad física y emocional de los y las menores la reivindicamos como un derecho universal que las administraciones públicas, junto a las comunidades educativas, debemos garantizar entre el alumnado de cualquier contexto y nivel para asegurar su dignidad, y de paso, los procesos de enseñanza-aprendizaje. Ese tiene que ser nuestro reto.

Es tiempo de vertebrar medidas específicas contra el bullying, diferenciadas de las que utilizamos para la resolución de los conflictos, porque el acoso no es un conflicto al uso. Por tanto, en los planes de convivencia hemos de discriminar medidas preventivas y de intervención que lo detecten, aborden y superen. Medidas que sabemos que resuelven el acoso o el ciberacoso y que no están pensadas para problemas de otra naturaleza. Ttofi y Farrington en 2009, después de analizar cuarenta y cuatro evaluaciones de programas contra el acoso, establecieron un top de medidas efectivas que rebajaban la prevalencia del bullying, y en el primer lugar situaron el entrenamiento de los padres y las madres. ¿Qué estamos haciendo al respecto? 

Ya no es tiempo de sensibilizar, sino de gestionar proyectos, donde demos respuesta a los casos en cada comunidad educativa, desde una perspectiva participativa y reconstructiva, involucrando a todo el alumnado implicado en salidas dignas y sinceras, a las familias en compromisos de acción y al profesorado en respuestas profesionales de liderazgo y gestión. Construyamos proyectos antibullying que lo sean de toda la comunidad educativa.

Ya no es tiempo de mirar hacia fuera, buscando recetas que nos solucionen problemas que tenemos dentro. Es tiempo de reclamar la intervención de los agentes educativos mejor posicionados (alumnado, familias y profesorado) y de cuestionar la de otras figuras externas que aterrizan en los centros para advertir del riesgo de caer en el acoso, sin abordar la naturaleza moral del fenómeno. El miedo no educa. No queremos que nuestros alumnos y alumnas se conduzcan por temor al castigo, sino porque construyan principios morales universales que rijan sus decisiones. Es hora de proponer en cada comunidad educativa proyectos propios y diferenciados, no importados, sentidos y construidos de abajo a arriba, que respeten la diversidad y la idiosincrasia de los perfiles de las personas y los casos, ofreciendo respuestas reales y efectivas para los contextos que las reclaman. Reflexionemos juntos sobre esos casos que tenemos y que nos preocupan, y busquemos salidas ajustadas y educativas en las que todos los perfiles y personas tengan algo que aportar. 

Ya no es tiempo de información. Es tiempo de capacitación y habilitación (mucho más que formación) de los agentes educativos (alumnado, profesorado y familias), en el entrenamiento de respuestas ante los casos, en toda su diversidad. Saber qué y cómo hacer.... cuando es toda la clase la que ejerce el maltrato, cuando quien lo sufre también lo provoca y me lo oculta como madre, cuando se meten con mi compañera de clase y no se cómo ayudarla, cuando quien lo sufre no se defiende o sí, y no se qué respuesta darle como padre, cuando el acoso se da en la red y no sabemos quién está detrás de él, cuando quien agrede no colabora o sí lo hace, cuando las familias no admiten salidas moralmente aceptables, cuando el profesorado no lo gestiona bien en su grupo, cuando el tutor quiere hablar de ello en el grupo por primera vez ... Esto no se logra con conferencias internacionales sobre ciberbullying, ni con cursos genéricos de formación sobre convivencia. Es mucho más complejo, exige entrenar y poner a prueba múltiples destrezas y habilidades en forma de respuestas que emiten las familias, el alumnado y el profesorado frente a casos concretos, a través de intentos, ensayos, errores y feedback de quienes observan y saben, y desde posiciones de seguridad antes de actuar. Por eso, nos queda mucho por avanzar. Entrenemos a los agentes educativos en habilidades concretas y efectivas contra el acoso a partir de casos específicos. En la formación inicial, en el ejercicio profesional y en la que se da a lo largo de la vida.

No nos debe preocupar únicamente que se reduzca el bullying, sino que debemos apostar por medidas que ayuden a construir una cultura de paz, a establecer una convivencia positiva en el seno de las comunidades educativas y entre sus miembros. Implementando programas de aprendizaje y servicio, de habilidades sociales, de educación emocional, de prácticas restauradoras de las relaciones interpersonales, ... pero sobre todo, de educación moral y de toma de decisiones acertadas, porque el bullying no es solo un problema, emocional, conductual y social, básicamente estamos hablando de un problema moral. Por eso son necesarios programas de Educación Moral en nuestras comunidades educativas que construyan una Convivencia Ética y persigan transformar la sociedad en la que están. Porque siempre hemos creído en eso.

Es tiempo para la construcción de Proyectos Antibullying que tengan las cinco 'C', 

*Conscientes (discriminando medidas específicas contra el maltrato dentro de los Planes de Convivencia) 

*Colectivos (construidos por toda la comunidad, alumnado, profesorado y familias)

*Característicos (con respuestas propias que resuelvan problemas propios)

*Coherentes (que eduquen moralmente y conjuguen el juicio moral con la conducta moral)

*Competentes (que habiliten y capaciten a quienes los tienen que llevar a la práctica para afrontar el bullying)


José María Avilés Martínez

Convives




martes, 25 de abril de 2017

Una mirada inclusiva


Resumen:
En todos los centros educativos, aunque no en todos con la misma intensidad, existe diversidad de alumnado. Trabajar en el IES Madrid-Sur permite vivir la diversidad en su máxima expresión y para dar respuesta a toda la diversidad, desde la necesidad y la convicción, se llevan a cabo intervenciones que contribuyen a la mejora de la convivencia y, de manera connatural, a la inclusión. 

Palabras clave:
Inclusión, convivencia, equipo de convivencia y mediación, compañerismo activo, alumnado ayudante. 

Revista Convives nº 17 Inclusión y convivencia

martes, 11 de abril de 2017

La inclusión, ¿Presente en el pacto educativo?


Mª Luz López de Murillas Urdiain, profesora de Educación Secundaria, reflexiona sobre el pacto educativo y la inclusión.

Resumen:
En momentos de discusión de un pacto educativo es legítimo preguntarse por el lugar que ocupan en el mismo los planteamientos inclusivos y la forma de atender la diversidad del alumnado. Ambos principios apuntan a lo que se entiende que es la finalidad de la educación, más allá de la definición de los intereses particulares o sectoriales de los diferentes colectivos. Visto lo ocurrido hasta el momento y la forma inicial de tratar el pacto, predomina un cierto escepticismo sobre la respuesta que se dé a la inclusión y atención a la diversidad, a pesar de ser dos elementos clave en la calidad del sistema educativo.

Palabras clave:
Inclusión, atención a la diversidad, derecho a la educación, pacto educativo, éxito escolar, calidad
educativa, LOMCE.

PINCHA AQUÍ para leer el artículo: La inclusión, ¿presente en el pacto educativo?

lunes, 3 de abril de 2017

TRES en UNO: la química de la inclusión educativa


Resumen:
Seguimos hablando de la equidad e inclusión como un reto, como una constante en nuestro trabajo y en nuestros discursos axiológicos, pero sigue siendo la asignatura pendiente dentro de los procesos de enseñanza-aprendizaje diarios en las aulas. 

El reto es atreverse a conjugar un modelo educativo de la excelencia y la equidad para todos y todas con prácticas realmente superadoras de las desigualdades. 

Cualquier innovación versus calidad educativa, cualquier puesta a punto de nuestras aulas tiene que contar necesariamente con tres ingredientes, nada extraordinario ni novedoso: promoción en nuestras aulas de una convivencia sana y amable en contextos apreciativos y de altas expectativas; apuesta clara por la adquisición de las competencias como el elemento curricular por excelencia; y, por último, cambio metodológico ineludible y totalmente necesario hacia estrategias cooperativas y participativas que promuevan el protagonismo de todos y todas en los procesos de enseñanza-aprendizaje. 

Palabras clave: 
Equidad, inclusión, convivencia, competencias básicas, contextos apreciativos, altas expectativas, éxito escolar, resiliencia, diversidad funcional, aprendizaje cooperativo.